miércoles, 6 de junio de 2012

José María Prada


José María Prada Oterino nació en Ocaña, Toledo el 31 de marzo del año 1925.
Comenzó la carrera de Medicina en Madrid, aunque nunca llego a terminarla por su vocación por el teatro, formando parte del Teatro Español Independiente, el famoso TEI.
Su debut profesional fue en la Compañía de Luis Prendes, con la obra Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura, aunque pronto entró a formar parte de la compañía del Teatro Español de Madrid y más tarde en la del María Guerrero, donde interpretó obras de los más importantes dramaturgos españoles y extranjeros, comenzando una sólida trayectoria teatral, plagada de obras notables que tuvieron una gran aceptación en los escenarios españoles, destacando Otelo, Tartufo, Marat-Sade, Romance de lobos o El emperador de Asiria.
En el cine debutó a principios de los años cincuenta en la película Cómicos, de Juan Antonio Bardem, interpretando a lo largo de los años un numero de película no muy grande pero si de gran calidad y con los mejores directores, como Luis García Berlanga, El verdugo; Miguel Picazo, La tía Tula; Carlos Saura, La Caza y Ana y los lobos o Mama cumple cien años; Fernando Palacios, La Gran familia, siendo de los pocos actores españoles que trabajó con Victorio de Sica, en Un breve despertar, en 1973.
En el cine fue también actor de doblaje, doblando al español la voz de actores como Tony Curtis en Los vikingos o a Dennis Hopper en Gigante.
En los años sesenta y setenta se convirtió en uno de los actores más populares de España por su aparición en Televisión Española en muchos de los dramáticos que realizaba, en Ficciones, Primera Fila, Novela, que llegó a interpretar once, entre ellas Juana de Castilla o Tartarín de Tarascón o los dieciocho Estudio 1, entre ellos La gaviota, Enrique IV o El Alcalde de Zalamea, además de algunas series.
Aunque en algunas biografías aparece que José María Prada recibió el premio nacional de teatro, por la obra Ricardo III, lo cierto es que por esa obra lo que recibió fue el Premio Nacional de Radio y Televisión el año 1967, ya que esa obra solo la interpretó Prada en el programa de televisión Teatro de Siempre, el 30 de marzo de 1967.
Ese mismo año recibió el Premio San Jordi a la mejor interpretación por la película La Caza.
En 1965 recibió el premio CEC al mejor actor de reparto por la película La Tia Tula, en 1968 el Fotograma de Plata al mejor intérprete de Televisión, por el conjunto de su labor en este medio y ese mismo año el Premio Ondas de televisión al mejor actor.
La última obra que interpretó en su vida fue Sé infiel y no mires con quién, con Pedro Osinaga y Ana María Vidal, obra que estaba representando cuando falleció.
Falleció en Bilbao, donde se había trasladado con unos amigos para pasar el fin de semana, el 13 de agosto de 1978, a los 52 años.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada