viernes, 6 de julio de 2012

Joaquín Roa


Joaquín Fernández Roa, conocido artísticamente como Joaquín Roa, nació en Pamplona el 15 de agosto de 1895.
Desde muy jovencito estuvo interesado por el mundo de la interpretación, así fue miembro del Orfeón Pamplonés, con el que hizo su primera actuación, escenificando el monólogo Canto inmoral de Jacinto Benavente. Interpretó comedias en la Cámara de Comptos de Pamplona, y en 1908, por vocación teatral, abandonó los estudios y su ciudad natal, e inició su vida profesional en la compañía ambulante, de Leonor Barberán e Hipólito Rodríguez, con la que recorrió numerosos pueblos, sobre todo del norte de España. Más tarde trabajó en las compañías de Rosario Pino y Ernesto Vilches y también en el Teatro de la Comedia de Madrid.
A Joaquín Roa lo encontramos en las carteleras de los teatros de más importantes de España en obras como Mi prima está loca, en 1923; El niño se las trae, con Manuel Dicenta, en 1933; La ronda de las brujas, con Celia Gámez, en 1934; La españolita, 1935; Mi tía Javiera, en 1939; El delirio, en 1939; Dos docenas de claveles, en 1941; Una dama de Calderón en 1942; Una noche de primavera sin sueño, de Jardiel Poncela, en 1942; Cinco minutos nada menos, en 1945; Madre Alegría, con una jovencita Mary Carrillo, en 1947; Las de Abel, en 1949; Este cuento se ha acabado, en 1950; Sierra Morena, en el Teatro de la Zarzuela, en 1952; Federica de Bramante, con Cándida Losada y Amparo Soler Leal, en 1953; María de la O, en 1953; La eterna doña Juana, en 1954; Diga usted: 33 Revista, con José Luis Ozores y dirigida por Mariano Ozores, 1955; Juegos peligrosos, Analia Gade, en 1956; La Carreta, en 1957; Secretos de alcoba, con Antonio Casal, 1958; El caso del señor vestido de violeta, en 1958; El bufón de Hamlet, de Jacinto Benavente, con Berta Riaza y Manuel Dicenta, en 1958; La Quiniela, Ana Mariscal, en 1960; El capitán Veneno, Fernando Fernán Gómez, Genma Cuervo, en 1963; Los milagros del jornal, de Carlos Arniches, 1964; Epitafio para un soñador, con Carlos Lemos y María Asquerino, 1965; El baño de las ninfas, Irene Gutiérrez Caba, 1966; Un sueño para Constaza, con Imperio Argentina, José Sacristán y Mari Carmen Yepes, en 1967; El conflicto de Mercedes, en 1971; El amante jubilado, de Emilio Romero, en 1970; Balada de los tres inocentes, con José Sacristán, en 1973 o  La linda tapada, en 1974. La última obra teatral que representó Joaquín Roa fue La balada de los inocentes, de Pedro Herrera, dirigida por Cayetano Luca de Tena, en 1974.
En la década de los años 1940 tuvo compañía propia, la Compañía cómica de Joaquín Roa, en la que él figuraba como primer galán cómico del Teatro de la Comedia de Madrid.
En el cine, la primera vez que encontramos a Joaquín Roa en una cartelera es en la película La edad de oro, de Luis Buñuel, el año 1930, aunque unos años más tarde cuando se acerque más al cine interpretando papeles secundarios, dejando un tanto abandonado el teatro.
A partir de este momento lo encontramos como actor de reparto en las películas más taquilleras del momento como El clavo, Bienvenido Mr. Marshall, Recluta con niño, Un rayo de Luz, Viridiana o El puente. Trabajando para los directores más importantes del momento como Rafael Gil, Luis Buñuel, Luis García Berlanga, José María Forqué, Juan Antonio Bardem, José Luis Sáenz de Heredia, Rafael Gil, Edgar Neville, Juan de Orduña, Fernando Fernán Gómez, Luis Lucia o Ana Mariscal y aunque llegó a intervenir en más de setenta películas, en ninguna de ellas fue el protagonista en alguna de ellas.
Su último trabajo lo realizó a las órdenes del director navarro Luis Martínez Cortés, en la película Ni se lo llevó el viento, ni puñetera falta que hacía.
Joaquín Roa inicia su entrada en la televisión a principio de los años setenta, convirtiéndose en un personaje popular gracias a sus intervenciones en los programas dramáticos que en esos momentos se realizaban como Estudio 1, donde interpretó El reloj de Baltasar, Ninette, moda de París, La muchacha del sombrerito rosa, Primavera en la Plaza de París y La bella Dorotea; en Noche de teatro, El puente de Waterloo; en Telecomedia, El homenaje, así como en las series Tres eran tres, Animales racionales y El Pícaro.
Aunque tal vez el personaje que más popularidad le dio fue el de Pepe, el limpiabotas que interpretaba todos los sábados en la serie El último café, que estuvo emitiéndose desde el año 1970 durante varios años.
Aunque Joaquín Roa además de la interpretación lo encontramos como autor teatral, con algunas obras como Presentimiento, La hermanastra, Quinito y su suegro o Era un romántico; siendo también el autor de un anecdotario de Pamplona e incluso colaboró con algunas revistas como Pregón y Fiesta taurina.
El actor recibió en 1970 el Premio Nacional de Teatro, en la categoría de actor de reparto; la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, ese mismo año y entre otros homenajes recibió la Medalla de Oro de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles.
Joaquín Roa los últimos años de vida los pasó en Pamplona, viviendo en la Real Casa de Misericordia de la ciudad, donde falleció a los noventa años el 23 de mayo del año 1981.


4 comentarios:

  1. Gracias era mi tío y apuntas datos que yo desconocía.

    ResponderEliminar
  2. Alguien me podría decir si estuvo casado y tuvo hijos?
    Voy a publicar una pequeña biografía en mi blog Enciclopedia del Cine Español.
    Muchas gracias por la gran información.

    ResponderEliminar
  3. Fue pariente de la familia de mi suegra, gracias por la informaciòn, no lo tenìa registrado, quiesiera saber si alguien sabe quienes fueron sus padres.

    ResponderEliminar
  4. Fue pariente de la familia de mi suegra, gracias por la informaciòn, no lo tenìa registrado, quiesiera saber si alguien sabe quienes fueron sus padres.

    ResponderEliminar